Torre del Tejar

Sucedió en el siglo pasado, siglo XX, en la década de los años 50, una familia de campilleros implantó una actividad industrial para la fabricación de ladrillos y tejas.

La familia Escribano Granados estableció esta actividad en unos terrenos situados al norte del casco urbano, entre las calles Alta, Vallejo, San Benito y carretera de Sierra de Yeguas, fábrica que mantuvo la actividad hasta el final de la década de los años 1960.

Fue en el mes de julio de 1954 cuando se encendió por primera vez esta chimenea, acto que supuso una mejora en el proceso productivo de la fábrica de ladrillos San Fernando, elaborándose tejas moriscas y planas, ladrillos de cerámica roja y un taller de alfarería.

En esta foto adjunta, vemos a Dº Antonio Escribano Granados en el momento del  encendido del nuevo horno y la entrada en funcionamiento de la chimenea.

En las dos fotos siguientes se puede contemplar la salida del humo del anterior horno de cocción y la estructura de las instalaciones.

 

 

La nueva chimenea, motivo de esta breve historia, fue parte integrante y clave de la modernización de la fábrica de ladrillos San Fernando, se empezó a construir entre los años  1953 y 1954, procediendo sus ladrillos de los edificios derruidos por el bombardeo que sufrió la ciudad de Málaga durante el año 1937.

Chimenea que ha sido restaurada por el Ayuntamiento de Campillos a finales  del año  2017, siendo en sus principios una de las piezas fundamentales del engranaje industrial y con el tiempo se ha convertido en uno de los hitos de los campilleros y, con la referencia de la torre de la Iglesia de Santa María del Reposo, se marca los puntos cardinales Norte y Sur del eje definitorio de la trama urbana de Campillos.

Su estructura general está formada por una base cuadrada de 2 x 2 m y una altura de 0,90 m, el cuerpo superior es un cono cilíndrico de 1,75 m de diámetro en su parte inferior y de 0,80 m en la superior, con una altura de 9,90 m, formando en su conjunto una instalación de 10,80 m de altura total.

Al estar ubicada en la cota 475m y con su altura de 10,80 m, se iguala con el nivel del reloj de la torre de la iglesia Santa María del Reposo.

Como final de esta breve historia  y para comprender la importancia de mantener nuestro patrimonio industrial, se aportan dos fotos de la chimenea, la primera antes de la intervención, con fecha julio de 2015, y la segunda, con fecha enero de 2018, una vez restaurada.